Síguenos en:
  • Comparte en:
Municipios de la provincia
Municipios
Actualidad
Actualidad Noticias
La Sierra de Irta desde el Mar, una excursión inolvidable
No es sencillo poder disfrutar de 12 kilómetros de costa libre de edificaciones en pleno Mediterráneo. Tras el boom urbanístico, pocos son los espacios que todavía conservan el encanto de la naturaleza más salvaje del bosque mediterráneo.

Continuamente, se convocan rutas guiadas para senderistas dispuestos a conocer los atractivos de un paraje protegido desde 2002 como parque natural, pero también como reserva marina. Es por esta razón que durante este verano se están impulsando las excursiones a este entorno privilegiado desde el mar. La Estación Náutica Benicarló - Peníscola ( www.enbenicarlopeniscola.com ) colabora con Parcs Naturals, a través de una de sus empresas asociadas, Barracuda ( www.barracudabuceo.com/salidas/irta ) que cuenta con el distintivo de esta marca. Esta colaboración se basa en la realización de excursiones con el fin de descubrir al turista una nueva forma de disfrutar y conocer mejor la Sierra de Irta, desde el mar.


Un total de 12 personas pueden disfrutar periódicamente de las vistas y las explicaciones a este enclave. Las salidas tienen lugar desde el Puerto Deportivo Las Fuentes de Alcossebre, justo a los pies del parque natural de sierra de Irta. Durante poco más de una hora, los participantes, una docena como máximo se adentran en la historia de este parque natural que limita al sur con Alcossebre, en el interior (oeste) con Alcalá y Santa Magdalena de Pulpis y al norte con Peñíscola.

El paseo deja sorprendidos a los excursionistas, ninguno de ellos se puede imaginar una zona verde de tal extensión a pocos minutos de zonas completamente urbanizadas.
Desde una embarcación y a cierta distancia de la costa, se pueden apreciar multitud de calas que conforman el paisaje litoral de la sierra de Irta, algunas de arena, y otras de cantos rodados. Entre ellas destaca la Cala Mundina y la Cala Cubanita en Alcossebre, y ya en el término de Peñíscola la Cala Argilaga, La Basseta, Platja de Irta, Cala Petxina, Platja del Pebret y Platja del Russo. Un santuario de naturaleza y tranquilidad donde perderse y alejarse de las multitudes.


Historia

Desde el mar no pasan desapercibidas las diferentes torres de vigilancia construidas para advertir de los ataques berberiscos, como la Torre Ebrí, que puede ser vista desde Alcalá de Xivert, o la Torre Badum... Eran el principal método de prevención con que contaba la población asentada en la zona a la hora de avistar la llegada de enemigos y defenderse así de posibles ataques.

Ya en el siglo XX, la Caseta de los Carabineros en plena playa del Pebret, ostentó este rol de vigilancia y lucha contra el contrabando. La construcción se encuentra abandonada desde los años 1970, si bien en la actualidad está en proceso de reforma dentro de las acciones del plan de competitividad.


El relevo en la vigilancia lo tomaría con la llegada del siglo XXI, otra torre de vigilancia, de dimensiones extraordinarias. Y es que las características del litoral de la sierra de Irta representan toda una ventaja para los contrabandistas.

Más allá de perderse en la historia de la Sierra de Irta, los participantes en esta ruta también se convierten en testigos de un fenómeno del brote de manantiales de agua dulce a orillas del mar. Las entrañas de la Sierra de Irta emanan agua dulce en puntos como la playa del Pebret, la Playa de las Fuentes, y en la base del acantilado de la Torre Badum. Precisamente, el Acantilado de la Torre la Badum, se erige como uno de los más importantes de la Comunidad Valenciana, las cuevas que se forman en su base debido a la erosión del agua conforman el hábitat de numerosas especies de aves marinas.

En cuanto a la flora, la azucena o el lirio de mar, la pegamoscas o el cardo marino toman parte de la playa del Pebret. Aunque dignas son de mención otras especies como el hinojo marino y la saladilla o el característico Palmito, únicas palmeras autóctonas europeas.