#

Casco antiguo


De - Catí

El desarrollo urbano del municipio está condicionado por la pendiente orientada al mediodía. Situada entre dos fuentes, la Font Vella y la Font Nova, comunicadas por la calle Mayor, las primeras viviendas y edificaciones se ubicaron en la parte oriental en la parte superior de la pendiente. Se trata de calles estrechas y tortuosas en las que en los siglos XIII-XIV se encontraban el horno, el cementerio, la iglesia, la Casa del Delme y la Casa de la Vila. Posteriormente fue creciendo por el lado noroeste con la calle Llarguer, desde la calle de San Roque hasta la Font Nova. Las portadas suelen ser de piedra, bien de arco de medio punto o adinteladas. Se abrieron ventanas y algunos balcones de madera. Es característico el gran alero realizado en ladrillo o madera. La tipología de casas se mantuvo durante siglos en los que se continúo construyendo según el modelo de los siglos XIII-XIV. En el siglo XV la población estaba protegida por un muro que fue reformado en 1462. En él se abrían diferentes portales que presentaban arcos de medio punto. Fueron eliminados a principios del siglo XX, entre 1922 y 1932. Hasta el siglo XX Catí mantuvo su estructura medieval, el municipio se fue ampliando según las nuevas necesidades conservando en parte su trama medieval. Cabe destacar el Ayuntamiento del siglo XV, la Casa del Delme, así como numerosas casas en la calle Mayor y en las plazas de Dalt y de Baix. Entre ellas hay que destacar la Casa de San Juan de los Miralles y la Casa de los Montserrat.
 
 

Datos