Paraje Natural Municipal Bovalar de Sant Jordi (Sant Jordi). Valor paisajístico
# # # #

Paraje Natural Municipal Bovalar de Sant Jordi


Sant Jordi

Paraje Natural Municipal Bovalar de Sant Jordi

El paraje natural Bovalar se localiza en el término municipal de San Jorge, en la Comarca del Baix Maestrat, y cuenta con una extensión de 27,38 ha.

Desde el punto de vista geológico, el área considerada se enmarca en la llanura aluvial pliocuaternaria de Vinaròs-Peñíscola, conformada a partir de la erosión de los relieves mesozoicos carbonatados adyacentes, mediante el desarrollo de los abanicos aluviales del río Cérvol, rambla de Cervera, barranca de Aiguaoliva, barranc del Surrac y otros. Los materiales son conglomerados, gravas, arenas y arcillas rojizas de finales del Terciario (NeógenoPlioceno) y principios del Cuaternario, con predominio de los materiales calizos.

La vegetación climácica propia de la zona considerada correspondería a bosques de la asociación Rubio longifoliae-Quercetum rotundifoliae, vegetación de carrascal termófilo, con predominio de fanerófitos esclerófilos. La vegetación actual esta constituida por etapas de regresión de estos bosques, estando dominada por matorrales esclerófilos de la asociación Querco cocciferae-Lentiscetum, formada como especies más representativas por la coscoja (Quercus coccifera) y el lentisco (Pistacia lentiscus), además de las etapas de regresión propias de este matorral, correspondientes a la alianza Rosmarino-Erición, con el romero (Rosmarinus officinalis) y el brezo (Erica multiflora) como especies más representativas y con la intercalación de lastonares de la alianza Phlomido-Brachypodion. Actualmente, la mayor parte del paraje presenta una cubierta arbórea formada por un pinar secundario de Pinus halepensis procedente de repoblación conun sotobosque de matorral mediterráneo termófilo.

Merece destacarse que en este espacio se presentan dos hábitats naturales de interés en el marco de la Directiva 92/43/CEE, del Consejo, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestre. Estos son, concretamente, el definido por el código UE 5330 Querco cocciferae-Lentiscetum y el 6220 Teucrio pseudochamaepityos-Brachypodietum. Este último se considera un hábitat prioritario y engloba un grupo de herbazales y pastos que se desarrollan mayoritariamente sobre suelos calcáreos. En el caso del paraje Bovalar de Sant Jordi se trata de herbazales pseudoestépicos dominados por ramíneas perennes de pequeño tamaño del género Brachypodium.

La fauna viene caracterizada por la presencia mayoritaria de especies adaptadas a medios antropizados, con zonas de cultivos y áreas de matorral y pinar. Aun así, es posible encontrar especies de interés para la conservación, con status de especie protegida por el Catálogo Valenciano de Especies Amenazadas. Entre la herpetofauna destaca la presencia del lagarto ocelado (Lacerta lepida), entre las aves el arrendajo (Garrulus glandarius) y el triguero (Emberiza calandra). Entre los mamíferos se encuentra la musaraña gris (Crocidura russula), el erizo europeo (Erinaceus europaeus), la garduña Martes foina), el tejón (Meles meles) y la comadreja (Mustela nivalis). Además de estas especies más notables podemos encontrar otras especies de interés. Así, entre las aves encontramos las currucas (Sylvia melanocephala, S. undata, S. cantillans), tarabilla (Saxícola torcuata), el carbonero común (Parus major), el alcaudón (Lanius senator), el jilguero (Carduelis carduelis), el verderón (C. chloris) y el verdecillo (Serinus serinus). Los mamíferos vienen representados por especies como el ratón de campo (Apodemus sylvaticus), la musaraña (Suncus etruscus), el conejo (Oryctolagus cuniculus) y, ocasionalmente, la ardilla roja (Sciurus vulgaris).

En cuanto a los valores paisajísticos cabe referir que el paraje se enmarca en una zona de transición entre los relieves calcáreos situados más al oeste, con mayores pendientes y carácter más forestal, y la llanura aluvial costera, ocupada por cultivos de secano. La cuenca visual es amplia, con una buena perspectiva del entorno, que abarca desde los relieves de las imponentes montañas de la zona del Ports y la Tinença, hasta la línea de la costa, lo que ofrece a los visitantes la posibilidad de disfrutar de atractivas panorámicas.

En cuanto al patrimonio cultural cabe referir la presencia de tres antiguos hornos para la fabricación de cal, elementos de gran interés etnológico.

Más información en:

www.agroambient.gva.es